TODOS LOS JÓVENES, LLEVAN LAS NOTICIAS (RUSAS). Pepe Escobar.

Pepe Escobar.

24 de septiembre 2022.

Sin embargo, los estúpidos eurócratas son tan incompetentes cósmicamente que nunca lo vieron venir. Así que ahora será mejor que empiecen a tararear «Das Rheingold» hasta llegar a un renacimiento de la Edad Media «hola oscuridad, mi viejo amigo».


La OCS en Samarcanda y la Asamblea General de la ONU han demostrado que prácticamente todo el Sur Global fuera del OTANstán no demoniza a Rusia.

Las placas tectónicas geopolíticas se tambalean y el sonido se escucha en todo el mundo, mientras los ositos gemelos DPR y LPR, además de Kherson y Zaporozhye, votan sus referendos. Hecho irremediable: a finales de la próxima semana, Rusia estará con toda seguridad en camino de añadir más de 100.000 km2 y más de 5 millones de personas a la Federación.

Denis Pushilin, jefe de la RPD, lo resumió todo: «Nos vamos a casa». Los ositos vienen con mamá.

Junto con la movilización parcial de hasta 300.000 reservistas rusos -que podría decirse que es sólo una primera fase-, las consecuencias de la escalada son inmensas. Salir del anterior formato blando de la Operación Militar Especial (OME): entrar en una guerra cinética seria, no híbrida, contra cualquier actor, vasallo o no, que se atreva a atacar el territorio ruso.

Hay una ventana muy corta de crisis/oportunidad, cohesionada por China, para que el Occidente colectivo, o la OTAN, negocie. No lo harán. Incluso cuando cualquier persona con un coeficiente intelectual por encima de la temperatura ambiente sabe que la única forma de que el Imperio del Caos/Mentiras/Saqueo «gane», fuera de la portada de The Economist, sería lanzando un primer ataque con armas nucleares tácticas, que se encontraría con una respuesta rusa devastadora.

El Kremlin lo sabe: el presidente Putin lo ha aludido públicamente; el Estado Mayor ruso (RGS) lo sabe; los chinos lo saben (y han pedido, también públicamente, negociaciones).

En cambio, tenemos una rusofobia histérica que llega al paroxismo. Y por parte de los vasallos, que no saben qué hacer, un lodo tóxico adicional de miedo y aversión.

Las implicaciones han sido abordadas de forma aguda y racional en The Saker y por Andrei Martyanov. En el ámbito de la «influencia» de las redes sociales, un componente clave de la guerra híbrida, se ha proporcionado entretenimiento barato por parte de todo el mundo, desde los eurócratas asustados hasta los generales retirados de Estados Unidos que amenazan con un «ataque devastador» contra la Flota del Mar Negro «si Vladimir Putin utiliza armas nucleares en Ucrania».

Uno de estos especímenes es un mero testaferro de relaciones públicas de un think tank atlantista. De él se deshizo convenientemente el ahora totalmente desenchufado jefe adjunto del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev: «Los idiotas retirados con galones de general no necesitan asustarnos hablando de un ataque de la OTAN a Crimea».

¿ Asustarte con un sueño a la luz de la luna? Sí, claro. Sueños húmedos de mala muerte, despojados del brillo de Bowie.

Maskirovka conoce a Sun Tzu

La estrategia de Moscú, que ha cambiado de rumbo, lleva la maskirovka -enmascarar, fingir, engañar al enemigo- a otro nivel, dejando de lado la máscara y los guantes de terciopelo. Ahora está todo muy claro: esto es Sun Tzu turboalimentado («Que tus planes sean oscuros e impenetrables como la noche, y cuando te muevas, golpea como un rayo»).

En el campo de batalla ucraniano habrá muchos golpes como relámpagos. Se trata de la culminación de un proceso que comenzó en Samarcanda durante la cumbre de la OCS (Organización de Cooperación de Shanghai) la semana pasada. Según fuentes diplomáticas, Putin y Xi Jinping mantuvieron una conversación muy seria. Xi planteó preguntas difíciles -como que hay que acabar con esto- y Putin explicó, sin duda, cómo las cosas llegarían al siguiente nivel.

Inmediatamente después, Yoda Patrushev se dirigió a China para reunirse con su homólogo Yang Jiechi, jefe de la Comisión de Asuntos Exteriores, y con el secretario del Comité Político y Jurídico Central, Guo Shengkun.

Siguiendo con Samarcanda, Patrushev expuso cómo Moscú ayudará militarmente a Pekín cuando el Imperio intente algo raro en el próximo campo de batalla: Asia-Pacífico. Eso debería ocurrir en el marco de la OCS. Lo más importante es que las reuniones de Patrushev fueron solicitadas por los chinos.

Así que la asociación estratégica entre Rusia y China está a punto de lograr una cooperación plena antes de que las cosas se pongan difíciles en el Mar de China Meridional. Es como si Rusia y China estuvieran a punto de crear su propia Organización del Tratado de Seguridad Colectiva.

Y esto está ocurriendo incluso cuando los dirigentes chinos siguen expresando -sobre todo en privado- que la guerra en las fronteras occidentales de Rusia es muy mala para los negocios (BRI, EAEU, SCO, BRICS+, todos ellos) y que debería cerrarse cuanto antes.

El problema es que no hay posibilidades de una rápida conclusión. El ministro de Asuntos Exteriores Lavrov, en Nueva York para la Asamblea General de la ONU, ha subrayado cómo.

«Ucrania ha acabado convirtiéndose en un estado totalitario de tipo nazi», apoyado incondicionalmente por el Occidente colectivo.

Como era de esperar, la OTAN ha redoblado sus tácticas desde la falta de respuesta a la demanda rusa de un debate serio sobre la indivisibilidad de la seguridad, a finales de 2021: siempre se trata de bombardear el Donbass.

El Kremlin y la opinión pública rusa ya no pueden tolerar esto. De ahí la movilización parcial, propuesta con fuerza por los siloviki y el Consejo de Seguridad desde hace tiempo, con Kostyukov en el GRU, Naryshkin en el SVR y Bortnikov en el FSB (Servicio Federal de Seguridad ruso) al frente.

El simbolismo es poderoso: después de tantos años, Moscú por fin se compromete plenamente a apoyar a Donbass hasta que los ositos lleguen a mamá para siempre.

Hay rumores -no confirmados- en Moscú de que la decisión se aceleró porque el GRU tiene información sobre que los estadounidenses pronto transferirán misiles de largo alcance a Kiev, capaces de golpear ciudades rusas. Eso está más allá de una línea roja para el Kremlin -de ahí la mención expresa de Putin de que todas las armas disponibles en el poderoso arsenal de Rusia se utilizarán para proteger la Madre Patria.

La línea roja es aún más relevante que la tan cacareada contraofensiva total de Kiev, que sólo podría producirse en la primavera de 2023. Con la movilización parcial, Rusia puede contar con un nuevo lote de tropas frescas listas para la guerra a finales de año. La tan cacareada ventaja numérica ucraniana quedará pronto anulada.

Esclavos tarareando «Das Rheingold» (1)

Así pues, el panorama del invierno general presentará mucho menos la lentitud -la táctica predominante hasta ahora- y mucho más la guerra de maniobras a gran escala con ataques devastadores contra la infraestructura ucraniana.

Mientras tanto, Europa puede volverse oscura y helada, coqueteando con el regreso a la Edad Media, pero los Señores de la Guerra imperiales seguirán negándose a negociar. Al Kremlin y al RGS no les importa. Porque la opinión pública rusa comprende de forma abrumadora el panorama general. Ucrania es sólo un peón en su juego, y lo que «ellos» quieren es destruir y saquear a Rusia.

El ministro de Defensa, Shoigu, lo expresó de una manera -factual- que hasta un niño puede entender. Rusia está luchando contra el Occidente colectivo; los centros de mando occidentales en Kiev están dirigiendo el espectáculo; y todo el conjunto de satélites militares y «civiles» de la OTAN está movilizado contra Rusia.

A estas alturas ya está claro. Si estos centros de mando de la OTAN le dicen a Kiev que ataque el territorio ruso después de los referendos, tendremos la diezmación prometida por Putin de los «centros de decisión». Y lo mismo se aplica a los satélites.

Esto puede ser lo que el RGS quería hacer desde el principio. Ahora por fin pueden ponerlo en práctica, debido al apoyo popular en el frente interno. Este factor crucial es lo que la «inteligencia» de la OTAN simplemente no puede entender y/o es incapaz de evaluar profesionalmente.

El ex asesor del Pentágono durante la administración Trump, el coronel Douglas Macgregor, una voz extremadamente rara de cordura en el Beltway, entiende perfectamente lo que está en juego: «Rusia ya controla el territorio que produce el 95 por ciento del PIB de Ucrania. No tiene necesidad de presionar más al oeste». Donbass será liberado por completo y el siguiente paso es Odessa. Moscú «no tiene prisa. Los rusos no son nada si no son metódicos y deliberados. Las fuerzas ucranianas se están desangrando en un contraataque tras otro. ¿Por qué precipitarse?».

La OCS en Samarcanda y la Asamblea General de la ONU han demostrado ampliamente cómo prácticamente todo el Sur Global fuera del OTANstán no demoniza a Rusia, entiende la posición de Rusia, e incluso se beneficia de ella, como China e India comprando montones de gas y pagando en rublos.

Y luego está la baraja del euro/dólar: para salvar el dólar estadounidense, el Imperio está rompiendo el euro. Este es, sin duda, el juego de poder (la cursiva es mía) del Gobierno de los Estados Unidos y la Reserva Federal para cortar a la UE -sobre todo a Alemania- de la energía rusa barata, organizando una demolición controlada de la economía europea y su moneda.

Sin embargo, los estúpidos eurócratas son tan incompetentes cósmicamente que nunca lo vieron venir. Así que ahora será mejor que empiecen a tararear «Das Rheingold» hasta llegar a un renacimiento de la Edad Media «hola oscuridad, mi viejo amigo».

Cambiando a un registro de Monty Python, el sketch transcurriría como un malvado Putin dirigiendo el naufragio de la economía e industria del euro; luego haciendo que los euros donen todas sus armas a Ucrania; y luego dejando a la OTAN varada en la niebla, gritando tópicos desesperados. Al final, Putin se deshace de su máscara -después de todo, esto es maskirovka- y revela su verdadero rostro sospechoso de siempre.

Todos los jóvenes, escuchen las noticias (rusas): vamos a rockear. Es la hora de golpear como un rayo.


*Pepe Escobar es columnista de The Cradle, redactor jefe de Asia Times y analista geopolítico independiente centrado en Eurasia. Desde mediados de la década de 1980 ha vivido y trabajado como corresponsal extranjero en Londres, París, Milán, Los Ángeles, Singapur y Bangkok. Es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007), Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge, Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009), 2030 (Nimble Books, 2020). Su ultimo libro es Raging Twenties (Nimble, 2021)

Notas nuestras

(1) Das Rheingold,  El oro del Rin (título original en alemán: Das Rheingold) es una ópera en un acto (un preludio y cuatro cuadros) con música y libreto en alemán de Richard Wagner, la primera de las cuatro óperas que componen el ciclo de El anillo del nibelungo (Der Ring des Nibelungen). Este compositor era idolatrado por el nazismo aleman.

Fuente: Strategic Culture Foundation

Un comentario sobre “TODOS LOS JÓVENES, LLEVAN LAS NOTICIAS (RUSAS). Pepe Escobar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s