ITALIA: TAMBALEÁNDOSE HACIA LA DERECHA. Michael Roberts.

Michael Roberts.

23 de septiembre 2022.

Italia acude a las urnas este domingo 25 de septiembre. Se trata de unas elecciones anticipadas forzadas por el presidente de Italia porque el gobierno «tecnócrata» del ex jefe del BCE, Mario Draghi, cayó tras perder el apoyo mayoritario del Parlamento. Ese apoyo se perdió, en parte, porque Draghi respaldó enérgicamente el apoyo de la OTAN a Ucrania contra la invasión rusa -algo que tanto los principales partidos de derecha como el izquierdista Cinco Estrellas no veían con buenos ojos- y, en parte, porque el gobierno de Draghi estaba decidido a mantener las restricciones fiscales de la Comisión de la UE a cambio del enorme paquete de regeneración de la UE que Italia recibiría para reactivar la economía tras la caída de la COVID.

Si las encuestas son correctas, Italia saldrá de sus elecciones generales del domingo con un nuevo gobierno de extrema derecha liderado por la archiconservadora Giorgia Meloni, presidenta de los Hermanos de Italia, un partido que se ha disparado de la nada desde las últimas elecciones inconclusas de 2018 (ver mi informe aquí). Meloni y su aliado populista Matteo Salvini, líder de la Liga (que ha perdido un enorme apoyo en favor de los Hermanos), parecen juntos preparados para una victoria decisiva sobre un centro-izquierda profundamente dividido.

it1

Esto supondría el primer experimento de Italia con un gobierno de extrema derecha desde el dictador fascista Benito Mussolini, tras un total de 69 gobiernos ideológicamente diversos desde la segunda guerra mundial. Tanto Meloni, un incendiario conservador cuya carrera política comenzó como activista adolescente en el ala juvenil del neofascista Movimiento Social Italiano, como Salvini, que era un ferviente admirador del presidente ruso Vladimir Putin, son euroescépticos.

Sin embargo, hay diferencias que se pondrán de manifiesto tras la formación del nuevo gobierno. Mientras que Meloni se ha comprometido a continuar con las políticas de Draghi de apoyo militar a Ucrania y adoptaría una línea dura con respecto a las sanciones a Rusia, Salvini en la campaña se ha quejado públicamente del peaje que las sanciones están causando en la economía italiana.

Los dos líderes de la derecha están unidos en su feroz oposición a la inmigración y su apoyo a los «valores familiares» conservadores. Pero mientras Meloni es un acérrimo atlantista (pro-estadounidense) que aboga por políticas represivas de seguridad nacional, la base de apoyo de Salvini incluye empresas que tenían estrechas relaciones comerciales con Rusia hasta la invasión.

El nuevo gobierno de derechas se enfrenta a dos problemas inmediatos. El primero es la crisis del coste de la vida impulsada por la energía que está afectando a toda Europa. El coste de la electricidad en Italia es el segundo en precio después del Reino Unido. Y el gas procedente de Rusia constituye más del 40% de todo el suministro energético.

it2

El futuro económico inmediato de Italia depende de que consiga el paquete de 200.000 millones de euros de la UE para ayudar a relanzar su economía, cuyo rendimiento es crónicamente bajo, y evitar así una crisis de deuda. Italia tiene una enorme deuda pública, del 150% del PIB, y el coste del servicio de esta deuda está aumentando a medida que suben los tipos de interés mundiales. Esto podría llevar a los inversores extranjeros a vender bonos italianos y provocar una espiral de servicio de la deuda. El BCE está preparado con medidas especiales de rescate para tal caso. Pero la esperanza sigue siendo que un nuevo gobierno mantenga la probidad fiscal y equilibre las cuentas para poder recibir la generosidad de la UE prevista para los próximos años.

Esto significa que cualquier gobierno «radical» de derechas se enfrenta a un dilema: ¿romperá Meloni con la UE y adoptará políticas económicas y de gasto similares a las propuestas por el gobierno británico del Brexit bajo la nueva PM Liz Truss o por Orban en Hungría; o se ceñirá Meloni a las restricciones de la UE? Parece que es lo segundo. Meloni ha prometido respetar las normas fiscales y ha pedido prudencia y cautela. Esto ha sido recibido con aprobación por la clase financiera italiana. «Quieren ser percibidos como un partido con el que se puede hacer negocios y que puede gobernar el país», dice Lorenzo Codogno, antiguo director general del Tesoro italiano, sobre los Hermanos de Italia. Pero no debería sorprendernos. El gobierno de Mussolini siempre apoyó a las empresas y las finanzas durante su gobierno fascista. No será diferente con Meloni, o incluso con Salvini.

Pero entonces, los sucesivos gobiernos italianos, tanto de izquierda como de derecha, han respetado en general las reglas fiscales. De hecho, los gobiernos italianos han tenido superávits presupuestarios primarios (superávit antes de pagar los intereses de la deuda) año tras año. De hecho, hasta ahora Italia también ha sido un contribuyente neto al presupuesto de la UE. En efecto, Italia ha estado en permanente austeridad para cubrir los costes de su deuda.

it8

El problema de Italia no es el despilfarro en el gasto público, sino la escandalosa incapacidad del capitalismo italiano para crecer e impulsar la productividad de la mano de obra para competir con países como Alemania, Francia (las otras economías del G7 en la Eurozona) o incluso con España.

Italia sigue siendo el segundo pais más importante de la UE, por detrás de Alemania, en cuanto a producción industrial, debido principalmente a las estructuras económicas de las regiones del norte. Y   el tercer lugar en exportaciones de bienes, sólo por detrás de Francia, liderando la ingeniería mecánica, la construcción de vehículos y los productos farmacéuticos.

Pero Italia se ha convertido en el «enfermo» de Europa si se mide el crecimiento real del PIB y la productividad. Tras el auge de la recuperación de la posguerra, el capital italiano quedó expuesto como especialmente corrupto y oligárquico. La desigualdad entre ricos y pobres y entre la Italia industrial del norte, cercana a Alemania y Francia, y la Italia rural del sur ha seguido siendo muy amplia.

it4

La crisis de los precios del petróleo de los años setenta lo puso aún más de manifiesto, provocando la agitación política y el declive económico. El crecimiento de la productividad italiana comenzó un declive constante a partir de la década de 1970, pasando a ser negativo en los años posteriores a la entrada de Italia en la zona del euro. La tasa media anual de crecimiento per cápita en Italia desde la adopción del euro (1999-2016) ha sido cero. A efectos de comparación, la de España ha sido del 1,08, la de Francia del 0,84 y la de Alemania del 1,25%. Los otros tres países que adoptaron el euro al mismo tiempo que Italia crecieron, por término medio, en torno al 1% cada año desde la introducción del euro, mientras que la economía italiana se ha estancado.

Crecimiento real medio anual per cápita en Italia, España, Alemania y Francia. (1999-2016).

France

Germany

Italy

Spain

0.84%

1.25% 0.00%

1.08%

La demografía italiana es especialmente mala, con un porcentaje creciente de personas mayores. Esto significa que el crecimiento del empleo es bajo. A ello se une una elevada tasa de desempleo juvenil (en torno al 25%), lo que significa que se descuida la creación de valor de la parte potencialmente más productiva de la mano de obra humana. El porcentaje de desempleo de larga duración entre estos jóvenes desempleados llega al 40%, según Eurostat, principalmente por su escasa formación y por vivir en gran medida en el sur de Italia. Menos del 20% de la mano de obra italiana ha cursado algún tipo de estudios superiores. Como resultado, a lo largo de las décadas, los italianos más cualificados han abandonado el país, empeorando los resultados económicos nacionales. Si se combina el bajo crecimiento del empleo con el bajo crecimiento de la productividad, no es de extrañar que la economía italiana tenga una baja tasa de crecimiento potencial a largo plazo, que no supera el 1% anual.

El crecimiento de la productividad se ha estancado porque el capital italiano no invierte de forma suficientemente productiva. Los niveles de inversión siguen estando muy por debajo de los alcanzados antes de la Gran Recesión.

it5

Y la razón es clara.  La rentabilidad del capital productivo en Italia ha caído bruscamente a lo largo de décadas, pero sobre todo tras la entrada en la zona euro y después del crack financiero mundial.

it6

Basado en World Penn Tables

Aunque la rentabilidad del capital italiano después de la Segunda Guerra Mundial fue mucho más alta que en Alemania y Francia, debido a la mano de obra enormemente barata y al uso del crédito estadounidense para reconstruir la industria italiana de entreguerras, la crisis de rentabilidad de los años setenta afectó a la economía italiana, más débil que en Alemania y Francia. El periodo de recuperación neoliberal de los años ochenta ayudó un poco al capital italiano a medida que la región de la UE se expandía. Pero la entrada en la zona euro pronto puso a Italia en desventaja competitiva con respecto a Alemania, donde la rentabilidad aumentó hasta la Gran Recesión.

Ninguno de los fracasos del capital italiano será abordado por el nuevo gobierno de derechas. No lo harán mejor que los anteriores gobiernos italianos de centro-izquierda, centro-derecha o «tecnócratas». De hecho, es probable que empeoren aún más las cosas, además de adoptar políticas reaccionarias y antiobreras para mantener su coalición.


*Michael Roberts es un economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.

Fuente: Blog de Michael Roberts

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s