LA UNIÓN EUROPEA COMIENZA EL CAMINO DE SU RETIRADA. Alastair Crooke.

Alastair Crooke.

Caricatura: «Una jugada tonta» de China Daily

Traduccion: OTL

28 de julio 2022.

¿Perfora el BCE en busca de petróleo? ¿Dirige el BCE una granja? ¿Conduce el BCE un camión? ¿Pilota el BCE un buque de carga a través del Pacífico o carga mercancías en el puerto de Los Ángeles?

La UE ha iniciado su retirada: ha dado los primeros pasos para deshacer las sanciones energéticas y alimentarias a Rusia. ¿Seguirán otros pasos? ¿O el eje pan-occidental, fóbico a Rusia, contraatacará con más beligerancia?  Todavía no hay nada decidido, pero si la retirada continúa, y el acuerdo de exportación de grano de Ucrania se mantiene por separado, será en general una buena noticia para la región.

La cuestión más importante es si – incluso si se produce una retirada más sustancial de la UE – esto supondrá una diferencia en el paradigma económico más amplio. Lamentablemente, la respuesta es que probablemente no.

El séptimo paquete de sanciones de la UE a Rusia, aunque aparentemente se presenta como un aumento de las sanciones (que es para ciertas importaciones de oro en la UE que no tienen ningún impacto real en Rusia) – y con una pequeña ampliación de la lista de artículos controlados (principalmente de tecnología) – el paquete representa, en realidad, una retirada oculta.

Porque, si se profundiza, el paquete alivia sustancialmente las sanciones en áreas clave. En primer lugar, el paquete «aclara» las medidas de aviación (Comentario: Aunque está redactado de forma opaca, este pasaje parece permitir discretamente la exportación de piezas de repuesto de Airbus a las flotas de aviación rusas). El paquete dice que para evitar cualquier consecuencia negativa para la seguridad alimentaria y energética en todo el mundo -y para mayor claridad- la UE amplía la exención al transporte de productos agrícolas, a las exportaciones (de alimentos) y de fertilizantes y al transporte de petróleo desde Rusia a terceros países. Además, exime las compras a terceros de productos farmacéuticos y médicos procedentes de Rusia.

A la UE le gusta afirmar que sus sanciones nunca incluyeron alimentos y fertilizantes, y que la sugerencia de que lo hicieron es propaganda. Su argumento, sin embargo, es falso. La redacción legalista de las sanciones de la UE era tan abierta, tan opaca, que no estaba claro si las incluían o no. Las empresas comerciales temían, comprensiblemente, las multas retroactivas por infringir las sanciones. Tenían la amarga experiencia de que el Tesoro de EE.UU. se negaba a decir explícitamente lo que estaba permitido y lo que no; y en el caso de Irán, de repente, golpeaba a los bancos europeos con multas monstruosas.

La explicitación es importante: Los alimentos, productos agrícolas y fertilizantes transportados a terceros países están exentos de sanciones. Estados como Egipto pueden ahora importar trigo de Ucrania, Rusia y, efectivamente, también de Bielorrusia (ya que ahora forma un mercado único con Rusia).

Igualmente, el transporte de petróleo ruso a terceros países, como China, India, Irán y Arabia Saudí, está ahora explícitamente exento.

Aquí hay otra falta de sinceridad -si no hipocresía- implícita en esta exención. La UE, todo el tiempo, ha estado señalando la virtud de prohibir las ventas de energía rusa a la UE, y cómo la pérdida de ingresos resultante para Rusia haría pasar hambre y paralizaría el esfuerzo de guerra de Moscú en Ucrania.

Bueno, primero Rusia insistió en el pago de su gas en rublos. La UE dijo «no», pero luego cedió.  Después, la UE apuntó al petróleo ruso, y el G7 pregonó un «tope» a los precios del petróleo.  Pero Estados como China e India dijeron «no».  Y ahora, la UE ha cedido en cuanto al transporte de petróleo ruso por parte de terceros. (Los propietarios de petroleros griegos y chipriotas ya habían presionado a sus gobiernos para que insistieran en una exención anterior, para ellos).

¿Qué está pasando? El mercado del petróleo se ha mostrado volátil últimamente, ya que Estados Unidos ha intentado manipular el «mercado de papel» (que es mucho mayor que el mercado físico), con el fin de provocar una caída de los precios en el índice Bent y WTI. Una vez más, el objetivo ha sido perjudicar a Rusia y facilitar el «tope de petróleo» de Yellen, acercando los precios a los 60 dólares por barril en los que Yellen ha puesto sus esperanzas de tope.

No ha funcionado, y parece que la Casa Blanca sólo quiere que bajen los precios del petróleo, y punto.  Incluso la halcón, Victoria Nuland, dijo el viernes que EE.UU. y sus aliados necesitan que los suministros de petróleo ruso entren en los mercados mundiales, pues de lo contrario el coste de este recurso comenzará a subir de nuevo: «Necesitamos ver la presencia del petróleo ruso en el mercado mundial, de lo contrario la escasez de petróleo provocará una nueva subida de precios».

¡El realismo se filtra! Putin consigue todas sus exigencias clave con respecto a la crisis alimentaria, y hoy, incluso, está vendiendo un volumen ligeramente mayor de petróleo.

El precio del petróleo fluctuará efectivamente. Sin embargo, responderá más a los efectos derivados de la profundidad alcanzada en la próxima recesión, que a la manipulación del mercado y a los esfuerzos de Yellen por limitar los precios.  El establishment occidental todavía está tratando de asimilar la nueva realidad de que las materias primas tienen un valor innato, mientras que las monedas fiduciarias, como el dólar, no lo tienen.  La nueva era de las materias primas representa un cambio psicológico global hacia el valor intrínseco, en un momento de creciente inflación.

¿Y hacia dónde se dirigirá ese tránsito de petróleo ruso «ahora exento»?  Pues a la UE (en gran medida). Aquí es donde la falta de sinceridad se hace evidente: India compra petróleo ruso, lo pasa por sus refinerías y vende «productos refinados indios» ¿dónde?  A la UE.  Lo mismo ocurre con otros cargamentos.  Lo mismo ocurre con Arabia Saudí. Los conocimientos de embarque de esos buques no mencionan a Rusia cuando llegan a su destino en la UE.

En resumen, la UE está facilitando silenciosamente la elusión de su propio régimen de sanciones proclamado como «aplastante».

Sin embargo, ¿podría este pequeño paso de retirada desviar el viento de la vela hinchada de la crisis económica?  No. Hay dos fuentes  principales de inflación. Está el lado de la oferta y el lado de la demanda. Cualquiera de ellas puede impulsar la inflación, pero son muy, muy diferentes en cuanto a su funcionamiento.

El lado de la oferta, como su nombre indica, proviene de la entrada. La oferta simplemente no está ahí. Los precios agrícolas están subiendo porque los precios de los fertilizantes están subiendo, en parte debido a la guerra en Ucrania. Los precios del petróleo están subiendo porque hay una escasez mundial, y hay una interrupción en las cadenas de suministro.

¿Y qué puede hacer el BCE al respecto? Nada. ¿Perfora el BCE en busca de petróleo? ¿Tiene el BCE una granja? ¿Conduce el BCE un camión? ¿Pilota el BCE un buque de carga a través del Pacífico o carga mercancías en el puerto de Los Ángeles?

No, los Bancos Centrales no hacen ninguna de esas cosas, por lo que no pueden arreglar esa parte del problema. Subir los tipos de interés no tiene ningún impacto en la escasez de oferta que estamos viendo. Y esa es la dirección desde la que sopla la inflación, que está impulsando la recesión europea.


Fuente:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s